Las crisis del 2008: Síntomas, Causas y Efectos

Las crisis del 2008: Síntomas, Desencadenantes y Efectos

Josep

16 abril, 2019

Recuerdo que estaba en clase y la profesora iba esos días muy loca – una especie de cóctel de inquietud y fascinación.

Y es que estaba contando la crisis del 2008 en vivo, durante la clase de finanzas. Personalmente no llegué a comprender la magnitud de lo que ocurría en los mercados financieros en ese momento.

Tampoco veía cómo eso me podía afectarme a mí o a mi entorno, no era rico y no tenía dinero, era estudiante.

No podía estar más equivocado.

La profesora sí que logró captar mi atención cuando dijo – chicos, la bolsa (de Madrid) cayó ayer un 9%, el mayor batacazo de la historia. En esa semana el Ibex perdió un 20%, se dice pronto.

Era octubre del 2008 y la crisis empezaba en España también. Pero veamos antes cómo comenzó, dónde y por qué.

¿Qué fue la crisis de 2008?

Se trató de una crisis financiera (específicamente de crédito) que estalló en Estados Unidos a finales del 2007, pero sus efectos empezaron a notarse a principios del 2008. Esta puso bajo presión a muchos países y negocios, además fue el desencadenante de otras crisis (p.ej. deuda pública).

¿Pero qué causó esta crisis?

Fácil, las entidades financieras prestaron dinero a muchas familias y negocios sin capacidad para devolverlo – las conocidas como hipotecas sub-prime.

¿Cómo empezó todo?

Generalmente a los inversores no les gustan los productos financieros con rentabilidad baja (p.ej. bonos del estado o depósitos). Entre el 2002 y el 2004 el tipo de interés en EEUU era inferior al 2%.

Tipos de interés en Estados Unidos (pre)crisis

¡Wall Street (y el resto de inversores) querían más!

Así que se pusieron a inventar formas ‘creativas’ para ofrecer productos financieros con mejor interés, y con un (supuesto) riesgo mínimo. En seguida se fijaron en el mercado inmobiliario – creían que el precio de la vivienda nunca bajaría, spoiler: sí baja a veces.

Y los CDO aparecieron.

¿Qué es un CDO?

Es este caso te puedes imaginar un CDO (Collateralized Debt Obligation) como una colección de hipotecas clasificadas según su riesgo de impago por parte del hipotecado (las familias).

Vamos que el banco de inversión (que vende productos financieros a inversores), compra a bancos normales (el que te concede un crédito) un montón de hipotecas, las clasifica según su riesgo, las empaqueta como un ‘bonito’ producto financiero y son vendidas a todo el mundo desde Wall Street a altas rentabilidades y un supuesto riesgo mínimo.

La rentabilidad de estos productos viene del pago mensual de la hipoteca de las familias. La cuota es pagada a quien sea el dueño de la hipoteca, en este caso los inversores ‘gracias’ a los bancos de inversión y Wall Street.

Si las familias no pueden pagar la cuota de la hipoteca, los bancos de inversión se quedarían con las viviendas y las venderían por más dinero del valor de la hipoteca. Recuerda que creían que el precio de la vivienda no bajaría nunca.

Nota: Los bancos de inversión (p.ej. Lehman Brothers) aseguraron las hipotecas (con menos riesgo) contra el impago para cerciorarse que recibían buena nota de las agencias calificadoras como Moody’s – así los inversores veían estos productos como seguros. Esto será importante en un par de párrafos.

Y esto fue bien durante un tiempo…

La fiebre de la hipoteca (y el CDO)

Pero como esto va de crisis las cosas se torcerían. Pero antes había que empaquetar más CDOs para que las consecuencias fueran descomunales.

Bajo la falsa suposición de que los precios de la vivienda nunca bajan, el triunvirato bancos (normales), bancos de inversión e inversores empezaron a volverse locos, pero locos de verdad con la bicoca de los CDO e hicieron 2 cosas muy peligrosas:

  • Concedieron hipotecas a clientes que no podrían devolverlas (p.ej. sin entrada, ni aval, ni ingresos fijos).
  • Se endeudaron ellos mismos (se apalancaron) para poder conceder más hipotecas y vender aún más CDOs.

Algunos economistas ven la desregularización del sistema financiero en Estados Unidos como la chispa que desencadenó esta fiebre de ‘empaquetar hipotecas’ y ofrecerlas en Wall Street.

Nota: En el caso de que hubiera impagos, quien sea el propietario de la hipoteca se queda con el inmueble. A diferencia de España, en EEUU cuando las familias entregan el piso o casa que no pueden pagar, la deuda (hipoteca) queda cancelada.

Mercado inmobiliario antes de la crisis de 2008

La gente empezó a comprar viviendas como inversión, y le concedían hipotecas a cualquiera, algo parecido pasó en España.

Precios medio de la vivienda en EEUU antes de la crisis

Precios medio de la vivienda en EEUU antes de la crisis

Esto provocó que el precio de la vivienda en Estados Unidos se pusieran por las nubes. Por ejemplo entre 1997 y 2006 el precio medio de los hogares se incrementó un 124%. Vamos que una casa que valía 100.000 $ US pasó a costar 224.000 $ US en menos de 10 años.

¡Una burbuja en toda regla!

Nota: Como veremos después también sabemos de burbujas en la vivienda en España.

Primeros impagos y bajado de los precios

Como el sentido común nos dice, los primeros impagos empezaron a llegar. Estos fueron seguidos por más impagos, y más impagos y muchos más impagos.

Los bancos de inversión empezaron a quedarse con las viviendas de los que no podían pagar su hipoteca. Pero no había a nadie a quien venderlas. Y aquello que no podía pasar, pasó:

¡El precio de la vivienda se desplomó como nunca antes!

Esto provocó que las familias tuvieran hipotecas por mucha más cantidad del precio de mercado (de ese momento). Recuerda que en Estados Unidos si devuelves la casa, se cancela el 100% de tu deuda y no le debes nada al banco.

Así que muchos dejaron de pagar su hipoteca y abandonaron sus viviendas. ¿Por qué iban a seguir pagando su hipoteca de 400.000 $ US cuando una casa similar en la zona valía 100.000 $ US?

Esto provocó aún más impagos y el precio de la vivienda se desplomó más, y creó un circulo vicioso perverso, y pánico.

Algunas entidades como Lehman Brothers quebraron y otras como Fannie Mae y AIG tuvieron que ser rescatadas por el gobierno federal de Estados Unidos. En Octubre del 2008 Bush aprobó un paquete de rescate del sistema bancario por valor de 700 mil millones de dólares.

Como puedes ver había un pastel considerable.

Contagio a otros sectores

Todo lo anterior llevó a una crisis de crédito. Inversores y bancos no querían prestar dinero a nadie (ni a otros bancos) por miedo a que estuvieran contagiados – los mercados se congelaron.

Y la economía sin crédito no funciona.

Organizaciones como General Motors y la Universidad de Harvard tuvieron problemas para conseguir créditos a corto plazo. Y las empresas tenían dificultades para pagar las nóminas de los trabajadores.

Desplome del Down Jones después del rechazo al rescate de la crisis de 2008

Desplome del Dow Jones después del rechazo al rescate

El contagio de la crisis (financiera) a la economía americana se inició con la caída del Dow Jones en más de 700 puntos. Los mercados entraron en pánico después de ver cómo el primer intento de rescate (de G.W. Bush) era rechazado por el congreso.

Esto supuso (a corto y medio plazo) la pérdida de 2,6 millones de puestos de empleo, más de 170.000 pymes tuvieron que cerrar y el salario medio americano cayó un 23%. Según algunos cálculos la crisis costó a los americanos 1,28 billones de dólares.

Te haces una idea, ¿no?

Pero hay que decir que el gobierno federal ha recuperado todo (o gran parte) del dinero de los diferentes rescates. Algo que no pasaría en España.

La crisis del 2008 en Europa

La globalización.

En las últimas décadas gracias a los avances tecnológicos y la apertura comercial, (casi) todos los países hacen negocios con muchos otros países. Algo que seguramente ha contribuido al gran crecimiento económico de los últimos 50 años.

Las economías de los países y los mercados financieros están profundamente (hiper) conectados.

Esto es lo que te permite poder comprar un móvil diseñado en Estados Unidos, producido en China y vendido en la tienda de tu barrio.

Si lo piensas por un segundo, ¡una locura!

Pero claro, esto significa que cuando la cosa no va tan bien para uno tampoco van bien para el resto. Y mucho menos si los problemas los tiene Estados Unidos, el líder económico mundial.

Además bancos europeos como el BNP Paribas, Deutsche Bank y UBS (y muchos otros) quedaron bastante expuestos a los CDOs de las hipotecas sub-prime.

Resumiendo, la crisis financiera del 2008 también golpeó Europa, y tardó 5 minutos en llegar.

Los efectos de la crisis de 2018 (en España)

España no fue una excepción y la crisis sub-prime golpeó fuerte nuestros mercados y finanzas. Por ejemplo, el Ibex perdió más del 40% de su valor en el 2008, y todo empezó instantes después de que empezara en Estados Unidos.

Fuente: Yahoo Finance

Si a esa falta de crédito (indispensable para que la economía funcione), le añadimos las malas practicas financieras, problemas económico-estructurales (p.ej. productividad baja) y la desregulación del sector financiero – nos sale un buen mix conocido como La Gran Recesión.

Pero deja que te cuente detalladamente el caso español.

Sistema Económico pre-crisis

Después de los atentados del 11-S la política de los principales bancos centrales fue la de dar crédito barato, los tipos de interés se bajaron artificialmente. Y aunque en Europa tuvo algunas reticencias, terminó por sucumbir.

Evolución del Euribor

Fuente Wikipedia: Evolución del Euribor

Esto hizo, como en Estados Unidos, que el margen de los bancos (y prestamistas en general) bajara. Así que los bancos y cajas se buscaron la vida para encontrar nuevas formas de generación de beneficios.

Empezaron a dar crédito a cascoporro a todo el que quisiera edificar o comprar vivienda. Recuerdas, creían que el precio no bajaría.

En España no había complejos productos financieros atados a hipotecas, pero teníamos nuestra propia historia de terror con las hipotecas. Algunas entidades financieras (muchas desaparecieron) ofrecían hipotecas por el 100% del valor de tasación, y de hasta 50 años.

Sitio web de Cam promocionando hipotecas en 2006

Pero ojo, que los bancos no solo financiaban la compra de hipotecas. También daban crédito a los constructores que las edificaban (como Martinsa-Fadesa). Vamos que financiaban la compra y la construcción – y comprometían sus cuentas doblemente.

Y cuando los bancos y cajas no tenían más dinero para prestar, pedían más al Banco Central de Europa, a intereses nunca vistos antes.

¡Y a seguir financiando vivienda!

Por ejemplo, en el 2005 España construyó más viviendas que Alemania, Francia e Italia juntas. En los años de ‘bonanza’ el precio de la vivienda se multiplicó por 2. Y en el 2006 la inversión en construcción representaba el 18% del PIB.

Así que los precios de la vivienda subieron y subieron y subieron…

Fuente Wikipedia

Pero la administración pública no se quiso perderse la fiesta. Con el incremento en la recaudación de impuestos empezó el boom de la infraestructura pública.

Autopistas duplicadas, aeropuertos sin aviones, estaciones de AVE fantasma, quilómetros y quilómetros de alta velocidad, ciudades de la cultura y la ciencia y circuitos urbanos de Formula 1.

¿Te suena?

Pero no solo gastamos el superávit fiscal generado, sino que empezamos a endeudarnos para hacer proyectos extraños y muchas veces innecesarios. Exacto, creyendo que la vivienda nunca bajaría.

La deuda pública de España pasó de 378 mil millones de euros en el 2001 a 439 mil millones en el 2008. Mientras que la deuda en manos privadas se triplicó hasta los 2,17 billones de euros del 2001 al 2008.

Nota: Este (sobre) gasto de la administración pública no se entiende sin la corrupción, las mordidas y los enchufismos que han acabado con centenares de cargos públicos en los tribunales.

El principal motor de la economía era la construcción financiado por el dinero barato del Banco Central de Europa – la economía era sustentada (exclusivamente) por la deuda y eso tendría sus consecuencias.

Consecuencias de la crisis en España

Una vez la burbuja (mundial) financiera pinchó, el sistema se desmoronó:

  • El paro subió como la espuma
  • Los ingresos del estado (p.ej. por impuestos) cayeron como nunca antes
  • La venta de inmuebles se despeñó

Esto dejó las ‘vergüenzas’ del sistema económico español al descubierto. Veamos al detalle cómo nos afectó:

Boom de la morosidad bancaria

Era de esperar que muchas de estas familias no pudieran hacer frente a su hipoteca. Los bancos empezaron a acumular pérdidas por impagos y a quedarse con cientos de inmuebles que no serían capaces de vender.

Y como todas las burbujas, nuestra burbuja inmobiliaria terminó por explotar también.

Los impagos de las hipotecas fueron del 0,5% en el 2007 a sobrepasar el 5% en el 2014 – los años más duros de la crisis. Así mismo, otros impagos (p.ej. administraciones y empresas) catapultaron la morosidad española hasta superar el 10%.

Nota: Esto quiere decir que 1 de cada 10 créditos concedidos no serían devueltos.

Obviamente, el sector que más contribuyó a este aumento de la morosidad fue la construcción. La tasa de morosidad de este sector en el 2013 supero el 30%.

Cierre de empresas: La economía entra en barrena

A la dificultad por encontrar crédito – ya sabemos que la economía sin crédito no funciona, le añadimos altas tasas de morosidad y nos sale una fórmula muy nociva para la economía.

El ritmo de destrucción económico fue bárbaro. Como puedes ver en el siguiente gráfico durante la crisis había muchas más empresas que cerraban que aquellas que abrían. Justo lo contrario que en el 2008.

Empresas que abren vs empresas que cierran

Escalada del paro

Todo esto hizo que el desempleo sufriera en España – ese suele ser el punto flaco del país. Durante los años más duros de la crisis la tasa de desempleo pasó del 8,57% durante el 2007 al 26% del 2013.

Si se cierran empresas, hay despidos. ¿Lógico no?

Los principales sectores afectados fueron la construcción (se pinchó la burbuja de la vivienda) y la industria (no ayudó nada la falta de crédito). Los efectos de la crisis también se dejaron ver en el sector financiero – muchas entidades desaparecieron o realizaron ERES masivos.

Explosión del déficit público

La crisis explotó en mala hora, antes de las elecciones. Esto hizo que el gobierno no tomara las medidas (impopulares) necesarias para atajarla. De hecho negó sistemáticamente la crisis, a nadie le gusta ser el aguafiestas y no va nada bien si quieres ser reelegido.

Deuda pública de España con relación a su PIB

% de la deuda pública de España sobre el PIB

De hecho el gobierno de ZP (Zapatero) puso en marcha el plan E (para el estímulo de la economía y empleo), una serie de acciones destinadas a mejorar la situación económica que le costaron a las arcas públicas más de 10.000 millones de euros.

¿Cómo?

Pues bien, pedimos dinero prestado para gastar e incentivar la economía – basado en teorías Keynesianas. Vamos, más de lo mismo.

Este sobregasto empezó a hacer mella en la confianza de los inversores que prestaban dinero al Reino de España – ¿te acuerdas de la prima de riesgo? Ni el gobierno ni la banca española eran capaces de recibir dinero prestado.

Evolución del bono español a 10 años

Evolución del interés del bono español a 10 años

Finalmente (en 2011) hubo un cambio de gobierno, con Rajoy a la cabeza las cosas tampoco mejoraron. Y vino con una idea clara, subir los impuestos: el IVA, sobre la renta, etc.

Estas medidas ponen bajo más presión a los trabajadores y pequeños empresarios. Siendo las grandes fortunas y empresas más grandes las que pueden escabullirse de estas medidas impositivas.

Eso hizo más inviable la devolución de la deuda privada.

El rescate

Mucho se especuló sobre Europa rescatando España, sinceramente, algo probablemente inviable por el peso global de la economía española. Por eso creo que no terminó por haber rescate al uso como en Grecia, Chipre o Portugal.

Aquí fue por la puerta de atrás.

Europa rescató el sistema financiero español (bancos y cajas). Pero que hay que recordar que gracias al cambio en la constitución pactado por PP y PSOE en dos tardes, este rescate es deuda pública también.

¿Cuánto le costó a España la broma de los banqueros?

Pues fuimos (recuerda deuda pública) rescatados por un montante de unos 65.000 millones de Euros. Algunos políticos aseguraban que no nos costaría ni un euro, pero lo cierto es que el Banco de España da por perdidos ya unos 42.000 millones de euros.

Europa nos aprieta las tuercas

Pero el rescate bancario no nos salió gratis. Europa nos dejó el dinero, pero nos puso condiciones para asegurarse que este dinero sería devuelto. Por ejemplo, los recortes en el presupuesto y la subida de impuestos (p.ej. subida del IVA al 21%) del gobierno de Rajoy responden a esas condiciones.

También impusieron medidas de adelgazamiento para el sector bancario español, y propusieron reformas estructurales para que España aumentara su productividad.

Las entidades financieras separaron sus activos tóxicos (prestamos que prevén no cobrar) de los no tóxicos. Estas crearon filiales (que no cotizan en la bolsa) con todos estos activos tóxicos para que la matriz pareciera saneada.

Finalmente, el estado compraría estos activos y los pondría dentro de un banco malo a nivel estatal, el Sareb.

¡Menudo banco tiene que ser ese!

Pero claro, con esto no había suficiente y el sector bancario tenía que adelgazar. De los más de 40 bancos y cajas del 2008 pasamos a menos de 10, y entre 5 bancos (CaixaBank, BBVA, Santander, Sabadell y Bankia) controlan más del 70% del sector. Además de continuos ERES a los trabajadores de la banca.

¿Quién se acuerda ahora de Caixa Laietana, Caixa Galicia, Bancaja o el Pastor ?

Últimas reflexiones sobre la crisis de 2018

Pues bien, después de casi 3000 palabras espero haberte podido aclarar un poco qué fue la crisis del 2008, cómo sucedió y cómo nos afectó. En mi opinión estos son los puntos clave:

  1. Hubo una crisis de crédito global por las malas prácticas del sector financiero
  2. En España la economía estaba sustentada en el boom inmobiliario
  3. Se nos fue la mano pidiendo crédito: a empresas, particulares y administración
  4. Cuando se pincha la burbuja seguimos gastando pensando que esto solucionará el problema
  5. Finalmente el sector bancario ha de ser rescatado con dinero público
  6. Parece que damos por perdidos más de 40.000 millones de euros
  7. Nuestra deuda pública ha llegado a niveles colosales.

Y claro, si tienes alguna pregunta o sugerencia deja un comentario, estaré encantado de leerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *